Noticias en la Actualidad

2 de cada 10 menores en México son víctimas de bullying

El problema en constante crecimiento puede ser la antesala para casos de acoso sexual y laboral

Cristina Juárez González

Se estima que en nuestro país, 2 de cada 10 menores han sido víctimas de bullying, es decir, acoso escolar en los últimos años y aunque en el estado de Puebla no existe un diagnóstico sobre esta problemática, el fenómeno se encuentra en crecimiento constante y requiere atención inmediata.

Así lo afirmó el director de la organización “Manitas Seguras”, Renato Vélez Campos, al hablar de las medidas de prevención que deben considerar los padres de familia, maestros y sociedad en general para atacar este mal que podría ser la antesala de futuras conductas violentas.

Tal es el caso de acoso sexual o laboral que desarrollan los victimarios durante la juventud y la adultez, y en peores casos convertirse en delincuentes, mientras las víctimas tendrán dificultad para desenvolverse en el ámbito académico o al establecer relaciones humanas.

Para atender este problema social que afecta principalmente a los menores de primaria y que se encuentra en constante aumento, la Universidad Popular Autónoma de Puebla (UPAEP) y la organización “Manitas Seguras” que trabaja en la entidad desde hace 3 años, apertura algunos diplomados en Pedagogía Aplicada para la prevención de fenómenos como el bullying.

Según compartió el director de la organización “Manitas Seguras”, que está enfocada a la creación de una cultura de la prevención y erradicación de la violencia contra el menor, casos de acoso escolar están relacionados con suicidios de menores y generación de violencia de mayor gravedad.

En el Distrito Federal se contabilizaron en 2009 cerca de 190 casos de suicidios de menores de edad relacionados de manera directa con el bullying, mientras que a septiembre del año pasado iban más de 110 casos similares, mientras que en el estado de Puebla no se ha encontrado relación entre este tipo de muertes y los casos que se presentan de agresiones en las instituciones educativas.

Al tratarse de un problema que debe ser atendido de manera integral, tanto por padres de familia, maestros, los propios estudiantes y la sociedad en general, el principal filtro de convivencia que se da en los hogares puede permitir que los papás detecten que sus hijos están pasando por una situación de acoso en la escuela.

La catedrática de la Facultad de Pedagogía de la UPAEP, Guadalupe Albarrán Campos, destacó la importancia de que los padres tengan buena comunicación con sus hijos, platiquen con ellos y exista apertura para que les cuenten si son víctimas de acoso escolar.

Además hay otros indicios como bajo rendimiento reflejado en sus calificaciones, así como cambios en su comportamiento que podrían ser atendidos por los padres en primera instancia, y después acudir a organizaciones que brindan apoyo a estos menores.

0 Comentario(s)

Mensaje:
 

Cupon del dia
La Big Band