25/Feb/2011
Cantan estudiantes de intercambio nacional e internacional de la BUAP canciones de cuna a niños de primaria
Se entonaron melodías de distintos países de Europa, América y África en la Escuela Primaria Fray Pedro de Gante

¿Qué hacían estudiantes extranjeros y de otros estados de la República en una escuela primaria de un barrio de la capital poblana, el jueves por la tarde?, aunque parezca extraño estaban cantando canciones de cuna a los alumnos, melodías que ellos escuchaban de sus madres cuando eran pequeños a la hora de dormir, y lo hicieron en su lenguas de origen.
Esto fue lo que aconteció en la Primaria Fray Pedro de Gante, del barrio de La Cruz, en donde estudiantes de intercambio académico nacional e internacional que realizan su estancia en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, entonaron a su usanza canciones de cuna de sus respectivos países y entidades de México.
Melodías que en español, francés, italiano, alemán, hasta el holandés, chino, japonés, benin-edo y por su puesto náhuatl, sonaron en las voces de los jóvenes universitarios, mientras los más pequeños intentaban descifrar el lugar de procedencia de cada uno de ellos según lo que escuchaban.
Entre quienes interpretaron las canciones de cuna estuvieron Vera Osadolor de Nigeria, Anne Derym y Sandra Benotti de Francia y Giuseppe LoBroto de Italia, quien cantó en siciliano.
Los pequeños también escucharon a Rubén van der Mijl e Inke Hendrike de Holanda, Katharina Schüch de Alemania, y un grupo de estudiantes de náhuatl encabezados por la maestra Pilar Paleta, quienes corearon “Xocoyocuícatl”, o canción para niño, en una variante de náhuatl hablada en el estado de Guerrero.
De esta manera, niños y jóvenes hicieron un sensible intercambio a través de la lengua, y específicamente de las canciones de cuna, que son a decir del maestro Enrique Bagatella Bermúdez, “un instrumento muy poderoso para transmitir la cultura, ya que aunque el pequeño no comprenda la semántica de la canción, ésta tiene un alto valor emotivo, además de que así se transfieren patrones musicales y hasta de aspectos de religión”.
El coordinador del Aula de Lengua y Cultura de la Dirección General de Relaciones Internacionales e Intercambio Académico de la Universidad, abundó que este ejercicio se realizó con motivo del Día Internacional de las Lenguas Maternas, proclamado por la UNESCO para el 21 de febrero.
La UNESCO señala que cada dos semanas se pierde una lengua materna en el mundo, cuya causa es la proliferación de las llamadas “lenguas dominantes”.
Un ejemplo de este fenómeno es Vera Osadolor, quien desde muy pequeña hablaba cuatro lenguas nativas, entre ellas el benin-edo; sin embargo cuando ingresó al nivel primaria de educación en Nigeria, “ninguna de esas lenguas fue aceptada para comunicarse y le obligaron a aprender inglés, entonces tuvo que olvidar sus otros idiomas, comentó Bagatella Bermúdez.
Por otra parte la idea de llevar este ejercicio a una escuela de nivel primaria no es casual, ya que de esta manera se incentiva a los niños a que vean en la educación una oportunidad de desarrollo, al tiempo de que mostramos a los universitarios extranjeros la situación actual del país en términos educativos, pero desde su base.
Además esta escuela tiene el nombre de quien fundó la primera escuela de enseñanza del idioma español en México, Fray Pedro de Gante, agregó.
“Si una lengua permite organizar, entender y decir el mundo, y por tanto tener una manera de ser, ésta no puede morir, porque perder una lengua es perder una parte de la memoria de la humanidad y una manera de ver el mundo”, puntualizó.

Click aqui para Imprimir


Copyright © 2008 - Todos los Derechos Reservados, La Primera de Puebla